Cuidado ancianos: la alimentación de los mayores

Cuidado ancianos: la alimentación.

La dieta para el cuidado ancianos

Los responsables del cuidado ancianos deben ser muy vigilantes con la dieta de los mayores. Debe ser una dieta equilibrada y adecuada a su estado de salud. Al mismo tiempo debe permitir a la persona desarrollar adecuadamente sus actividades diarias. En los ancianos, el metabolismo basal se reduce en un 20%, al tiempo que decrece sustancialmente su actividad física.

Hay una menor exigencia del metabolismo que justifica el menor apetito de los mayores. Pero esa falta de apetito no debe ser excusa para que reduzca la ingesta de alimentos o mantenga una dieta inadecuada. Los encargados del cuidado ancianos de Dedik10.es son conocedores de las necesidades alimenticias de los mayores y que básicamente son las siguientes:Cuidado ancianos: la alimentación.

Entre el 20% al 25% del total de las calorías deben ser grasas. Hay que reducir los ácidos grasos saturados y consumir ácidos grasos insaturados, que se encuentran en vegetales y pescados. El cuidador debe sustituir las carnes rojas por carne de pollo o pavo. Nada de mantequilla ni margarina, sino aceite de oliva. Evitar las frituras. Comer soja y reducir la ingesta de huevos. Mejor comerlos en tortilla o cocidos.

Otro 20% de la dieta deben ser proteínas. Deben ser ricas en aminoácidos esenciales. Por eso es mejor consumir pescado antes que carne. Y además deben tomar proteínas de origen vegetal como la soja, y productos lácteos descremados, queso, leche, yogures…

Más de la mitad de los nutrientes para un anciano tienen que ser hidratos de carbono. En los ancianos disminuye la capacidad de metabolizar los azúcares simples y éstos pasan a sangre directamente, por lo que es aconsejable que tomen azúcares complejos que se encuentran en vegetales, cereales, legumbres y patatas.

Las vitaminas suelen ser escasas en las dietas de los ancianos. El cuidado ancianos exige incorporarlas en su alimentación ya que son importantes para mejorar el tono vital. Especialmente la vitamina C, tan abundante en la naranja; porque es antioxidante y antienvejecimiento.

En general, en el cuidado ancianos a la hora de comer, las comidas deben ser atractivas en cuanto a color, sabor y textura. Hay que ofrecerles un zumo de naranja en la mañana y tienen que tomarlos recién exprimido. Es aconsejable que el anciano ingiera al día cuatro pequeñas comidas, evitando los fritos y aumentado la cocina a la plancha y tomando productos desnatados. Si la persona no tolera la leche debe ser sustituida por yogur.

El encargado del cuidado ancianos tiene que cocinar con muy poca sal y tratar que el asistido tome poca azúcar. Debe aumentar de forma general la ingesta de frutas y verdura; y beber dos litros de aguas diariamente. La deshidratación es un riesgo constante en los mayores, especialmente con las altas temperaturas del verano.

Consulta en la web de Dedik10.es y encontrarás profesionales para el cuidado ancianos que resolverán tus necesidades.

Enlace patrocinado clases particulares Valencia

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.